Terapia Gestalt

¿Qué es la psicoterapia humanista?

La Psicoterapia Humanista, (también llamada Tercera Fuerza), constituye un nuevo paradigma de la Psicoterapia, distinto a las orientaciones de corte psicodinámico o congnitivo-conductuales. Tiene como uno de sus fines principales plantear una imagen positiva e integral del Ser Humano, así como la especial atención en la investigación y comprensión de los fenómenos psicológicos y conductas de la vida cotidiana.

Busca reconquistar la Dignidad de la Persona, ante una psicología mecanicísta y determinísta, recuperando aspectos fundamentales de la experiencia psíquica tales como: las emociones, las relaciones, los sueños, las potencialidades, el arte, la espiritualidad, lo trascendente, la libertad  y la responsabilidad, entre otros.

Recalca la importancia de una Visión Holística, Integral de la Persona, su carácter único, irrepetible, libre, así como la importancia del Sentido de la Vida, los Valores y Motivaciones Personales, los Vínculos y las Relaciones con los otros.

¿Qué es la terapia Gestalt?

La Terapia Gestalt está encuadrada dentro de las Psicoterapia de orientación humanista. Es un potente abordaje psicoterapéutico que nos permite acercarnos a los problemas de las personas desde una visión integradora y holística de las situaciones, poniendo especial énfasis en los procesos emocionales y en los sentimientos que las acompañan.

No solo es una conjunto de técnicas y métodos de trabajo terapéutico, también es una manera de entender a las personas, con una profunda fe en los procesos naturales y autorreguladores de las mismas para atender sus necesidades Asimismo es un actitud, una manera de estar en la relación con el otro (incluida la relación terapéutica)
camino2

¿Qué hacemos, cómo, y para qué lo hacemos?

Desde esta óptica, consideramos que el sufrimiento humano, tan extendido en la actualidad, tiene que ver con aspectos de nuestra vida que permanecen insatisfechos, y con la interrupción del proceso natural de crecimiento y desarrollo inherente a cualquier ser humano.  Con la Terapia Gestalt tratamos de aumentar la conciencia sobre la forma en la que interrumpimos este proceso, para que cada individuo movilice sus propios recursos y capacidades, generalmente olvidados en el curso de su vida, de acuerdo a si mismo y a su propia naturaleza.

El resultado, una vez restaurado este proceso, es ser personas mas enteras, responsables y efectivas en la orientación hacia la satisfacción de las propia metas e intereses.

Uno de los objetivos a conseguir en este proceso es que las personas puedan aprender a reconocer sus propias necesidades y los sentimientos que tenemos en las relaciones, dándose legitimidad para vivirlas y expresarlas con conciencia y responsabilidad. También que las personas logren ser lo que realmente son; es decir, ir aceptando y haciendo espacio a todas las inclinaciones, contradicciones y voces interiores para lograr integrarlas en una vida bien orientada y valiosa, tanto para el individuo como para las relaciones en que vive. Para ello es importante  ir desarrollando la capacidad de estar centrado en el presente, de conectar con el “aquí y ahora” de nuestras vivencias, e ir tomando conciencia sobre los condicionamientos emocionales que determinan la conducta y actitudes, así como de los temas pendientes de resolver que impiden desarrollar toda la capacidad de respuesta ante los conflictos actuales, impidiéndonos disfrutar de la plenitud que nos ofrece la existencia